TOP

¿EXISTE ALGÚN VÍNCULO ENTRE LA MEDICINA CHINA, LA ANATOMÍA Y EL YOGA?

El Cuerpo humano es uno sólo y los descubrimientos y enseñanzas acerca de su tratamiento terapéutico, ya sea que vengan de Oriente o de Occidente no pueden más que ir ligados de la mano. En este sentido, existe una similitud entre los "Meridianos de Acupuntura Chinos" y las "Vías Miofasciales (Myer)". ¿Y qué son las fascias? La fascia es un tejido conectivo que envuelve a varios músculos y forma una especie de cadena. De este modo, partes lejanas en el cuerpo se afectan mutuamente lo que puede explicar porqué la acupuntura puede utilizar puntos de los pies o las manos para patologías de cabeza. En esta figura se muestra un esquema muy resumido de cómo ciertos grupos musculares actúan estirando las fascias o tonificando los músculos de las cadenas para dispersar la energía en ese meridiano o tonificarla respectivamente. Además, los meridianos suelen estar asociados en pares Yin y Yang constituyendo los Cinco Elementos o Fases chinos (Agua, Metal, Madera, Tierra, Fuego). El Agua es el elemento del Riñón (Meridiano Yin) y de la Vejiga (Meridiano Yang) cuyos recorridos son similares de los de la Cadena Anterior Interna y la Cadena Maestra Posterior. Esta similitud desencadena numerosos resultados y conclusiones terapéuticas. Ya que cada elemento está asociado a emociones (en concreto el elemento Agua se vincula al Miedo y la Ansiedad) podremos encontrar el modo de tratarlas mediante Yoga postural. Por ejempo, una persona estresada (exceso de Agua) suele poseer un psoas y erectores tensos. Se relajará realizando posturas de aperturas de caderas y extensiones restaurativas donde se relaje el psoas. De modo paralelo, podremos encontrar explicación a porqué algunas posturas son útiles para el Yoga terapéutico de ciertas patologías ya que presionan ciertos puntos de acupuntura específicos del meridiano asociado. Por ejemplo, una persona con poca agua puede manifestar síntomas como depresión o sentirse víctima de la vida. Su sensación cambiará al realizar una postura invertida como Salamba Sirsasana que presiona el punto Du20, importante punto de influencia en el cerebro nutriéndolo y calmando el espíritu. Interesante ¿verdad?

YOGA TERAPÉUTICO, CASO PRÁCTICO (Visión Occidental y Oriental) 


 
¿QUÉ ES YOGA TERAPÉUTICO?
Cualquier práctica de Yoga es terapéutica cuando ésta beneficia a la persona ya sea practicando en clases grupales, realizando una clase individual en casa, etc. No obstante, el término  “Yoga Terapéutico” es utilizado cuando hacemos uso de las herramientas del Yoga con fines terapéuticos para casos individuales. Es decir, generalmente, Yoga Terapéutico es usado en clases personalizadas en las que el Profesor de Yoga crea una secuencia específica que se adapta tanto a la persona como a la patología. Para crear dicha clase debemos hacer uso de todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance. Obviamente, no podemos descartar las cuestiones anatómicas y fisiológicas de la persona en cuestión ni de su patología. Dependiendo de cada enfermedad deberemos tener en cuenta unas posturas que podrán hacerse y otras que habrá que evitar. Este modo de practicar Yoga Terapéutico es quizás el más conocido en Occidente. No obstante, desde mi punto de vista es fundamental que hagamos también uso de la aportación que hacen las medicinas orientales para comprender mejor la causa del problema y ajustar este conocimiento a la clase especializada de Yoga. Combinar ambos enfoques no sólo es un modo de acercarnos más aún a la persona sino de ayudarla a ella a comprender cómo se ha producido su desequilibrio y su responsabilidad en él. Entonces,

¿CÓMO PROCEDEMOS A LA HORA DE REALIZAR UNA CLASE DE YOGA TERAPÉUTICO? ¿CUÁL ES LA METODOLOGÍA O PASOS A SEGUIR?

Con el fin de establecer las pautas a seguir a la hora de desarrollar una metodología efectiva en el Yoga Terapéutico se detalla este supuesto práctico. En él se analizan dos ejemplos de personas que acuden a una sesión de Yoga Terapéutico por “Fatiga y cansancio”.
La fatiga y el cansancio generalizado son patologías cuyo abordaje con el Yoga genera muy buenos resultados. En cualquier caso, la persona se beneficiará de posturas de flexión hacia delante, extensiones hacia atrás pasivas para recuperar física y mentalmente a la persona e invertidas reconstituyentes que eliminen el cansancio.
Podemos establecer la siguiente secuencia general en la que basaremos todo el análisis posterior:
Uttanasana, Adho Mukha Svanasana (apoyo bajo la cabeza), Prasarita Padottanasana, Balasana, Vajrasana, Viparita Dandasana (con apoyo), Adho Mukha Virasana (con apoyo), Janu Sirsasana (con apoyo), Paschimottanasana (con apoyo), Supta Virasana (con apoyo), Supta Baddha Konasana (con apoyo), Salamba Sarvangasana (con apoyo), Halasana (con apoyo), Viparita Karani, Savasana (con venda en los ojos).
Durante toda la sesión se aconseja una respiración rítmica con exhalación lenta.
Ahora bien, en función de cada caso particular podemos añadir posturas específicas que favorezcan la recuperación. De este modo, no sólo nos ocupamos de la patología en sí, sino de la persona entendiendo la causa que la ha llevado a manifestar dicho desequilibrio. Este abordaje se puede realizar desde el punto de vista de las Medicinas Orientales, tanto el Ayurveda como la Medicina Tradicional China.
Consideremos el caso de dos personas diferentes que acuden a una clase de Yoga Terapéutico con “Fatiga y Cansancio”.
 
1) La primera de ellas, “María” dice sentirse muy cansada tras un período de estrés mantenido en el trabajo y familiar. Han estado varias veces a punto de despedirla y ha tenido que trabajar más de la cuenta en el ordenador. En consecuencia se ha alimentado mal y descansado poco y comienza a manifestar síntomas de insomnio y palpitaciones. Además, su madre ha enfermado y ha tenido que quedarse con ella en el hospital. Está delgada, tiene ojeras y manifiesta su agotamiento hablando lento, manifestando una postura decaída en la que el miedo y la preocupación constante a perder el trabajo y en relación a la salud de su madre se ponen de manifiesto.
Desde el punto de vista del Ayurveda, María presenta un desequilibrio Vata que deberá ser tratado con una práctica muy suave y relajante en la que prime el silencio, la quietud y la tranquilidad. La práctica se centrará en enraizar a la persona trabajando en la región inferior (caderas y pelvis) y en la cabeza para relajar el sistema nervioso. La respiración durante la práctica deberá ser Ujjayi y se finalizará la práctica con Nadi Sodhana para equilibrar ambos hemisferios y tranquilizar. La meditación debe estar enfocada en el Presente para eliminar el miedo y la preocupación.
Desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China se observa que la persona tiene una Insuficiencia de Bazo y Corazón. En términos más sencillos indicaríamos que a la persona le hace falta aumentar su elemento Tierra y su elemento Fuego. Puntos de acupuntura adecuados para reponer la fatiga de este tipo son Ren17, E36, Ren4, Ren12 y Du20.
Teniendo esto en cuenta concluimos:
- Se dará mucha importancia al uso de posturas restaurativas con apoyos manteniendo bastante tiempo cada asana. Savasana no debe ser inferior a 20 minutos.
- Pranayama: Nadi Sodhana y Ujjayi
- Meditación enfocada en el Presente
- Tonificar el elemento Tierra fortaleciendo los músculos Dorsal Ancho y el Trapecio medio e inferior con Ustrasana (con apoyo).
- Tonificar el elemento Fuego fortaleciendo los cuádriceps y el recto abdominal con Virabhadrasana I.
- Considerando los meridianos de Bazo y Corazón implicados, realizar posturas de flexión hacia delante y acción interna de los brazos que los estimulen (Uttanasana, Paschimottanasana).
- Añadiremos las siguientes posturas que estimulan los citados puntos de acupuntura: Anahatasana (Ren17), Sukhasana (E36), Salabhasana (Ren4), Ardha Bhujangasana (Ren12), Salamba Sirsasana (Du20).
Teniendo esto en cuenta la secuencia quedaría del siguiente modo:
Sukhasana, Anahatasana, Uttanasana, Adho Mukha Svanasana (apoyo bajo la cabeza), Virabhadrasana I, Prasarita Padottanasana, Balasana, Salabhasana, Ardha Bhujangasana, Ustrasana (con apoyo), Salamba Sirsasana, Vajrasana, Viparita Dandasana (con apoyo), Adho Mukha Virasana (con apoyo), Janu Sirsasana (con apoyo), Paschimottanasana (con apoyo), Supta Virasana (con apoyo), Supta Baddha Konasana (con apoyo), Salamba Sarvangasana (con apoyo), Halasana (con apoyo), Viparita Karani, Savasana (con venda en los ojos).
 
* El segundo caso es el de “Manuel” que dice sentirse muy cansado por haber sufrido una hepatitis. Además, cuenta que hace poco su pareja le dejó por otra persona lo cual le ha causado un importante disgusto que esconde un profundo enojo y frustración. Dice sentirse enfadado con la vida porque siempre le quitan lo que tiene. Su aspecto es sonrosado, de constitución media y con un tono de voz relativamente alto a pesar del cansancio. Paralelamente dice tener molestias digestivas que se acentúan cuando come fuera de casa (fritos, salsas, picantes, etc.).
Desde el punto de vista del Ayurveda, Manuel presenta un desequilibrio Pitta, cuya práctica deberá estar centrada en la calma, la suavidad, el amor y el respeto. Se debe favorecer una respiración refrescante, ya sea exhalando por la boca o realizando pranayamas refrescantes como Sithali o Chandra Bhedana. Las posturas de Yoga estarán centradas en las caderas, el abdomen y los laterales del cuerpo para favorecer el sistema digestivo y relajar las emociones. La meditación debe estar enfocada en la Compasión.
Desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China, Manuel presenta un síndrome de estancamiento de Qi de Hígado. En términos más sencillos, necesita disminuir su elemento Madera que se encuentra en exceso. Puntos de acupuntura adecuados para reponer la fatiga de este tipo son H14, H3, VB34.
Como resultado concluimos:
- Realizar posturas que favorezcan la desintoxicación, la liberación de emociones y el respeto por sí mismo y los demás. Se mantendrán un tiempo prudente. Savasana no debe ser inferior a 15 minutos.
- Pranayama: Sithali, Chandra Bhedana.
- Meditación enfocada en la Compasión.
- Reducir el elemento Madera estirando el pectoral mayor y el deltoides anterior con Setu Bandha Sarvangasana
- Considerando el meridiano de Hígado implicado, realizar aperturas de piernas y torsiones de columna (Upavista Konasana, Ardha Matsyendrasana Marichyasana III). Al ser la patología de cansancio se desaconsejan las torsiones de pie que requieren más energía.
- Añadiremos las siguientes posturas que estimulan los citados puntos de acupuntura: Marichyasana III  (H14), Padangusthasana (H3), Ardha Matsyendrasana (VB34).
Teniendo esto en cuenta la secuencia quedaría del siguiente modo:
Uttanasana, Padangusthasana, Adho Mukha Svanasana (apoyo bajo la cabeza), Prasarita Padottanasana, Balasana, Ardha Matsyendrasana, Marichyasana III, Vajrasana, Viparita Dandasana (con apoyo), Adho Mukha Virasana (con apoyo), Janu Sirsasana (con apoyo), Upavista Konasana (con apoyo), Supta Virasana (con apoyo), Supta Baddha Konasana (con apoyo), Setu Bandha Sarvangasana (con apoyo), Salamba Sarvangasana (con apoyo), Halasana (con apoyo), Viparita Karani, Savasana (con venda en los ojos).

 CONCLUSIÓN

El resultado de este análisis será una clase terapéutica individual para María y otra para Manuel teniendo ambas una base común. Con esto no sólo tenemos en cuenta la patología sino el desequilibrio concreto que ha llevado a ella de cada persona particular. Este enfoque aporta un amplio abanico de posibilidades enseñando a cada individuo a realizar una práctica personalizada y enfocada en fomentar su equilibrio físico, energético, mental y espiritual.