TOP

ORÍGENES Y EVOLUCIÓN DEL YIN YOGA

 

QUÉ ES YIN YOGA Y POR QUÉ ES TAN POPULAR

Yin Yoga es un término usado hoy día para designar una práctica de Yoga estática, donde se mantienen las posturas largo tiempo mejorando el tejido fascial, donde se desarrolla una actitud de atención plena (mindfulness) y donde el fundamento de la práctica procede de la Medicina Tradicional China y la filosofía Taoísta. A diferencia del Yoga Restaurativo con apoyos que popularizó B.K.S. Iyengar y cuyas cualidades son la quietud y la relajación, la práctica de Yin Yoga no suele usar apoyos por lo que mantener las posturas y relajarse en ellas conlleva cierto grado de dificultad y de re-adaptación a la zona de confort.

Hoy en día, la práctica de Yin Yoga se está extendiendo rápidamente por todo el mundo debido a varios motivos:

1º) Ofrece muchos beneficios para la salud física y mental (mejora la flexibilidad, la circulación física y energética, el movimiento articular, favorece la atención plena, etc.).

2º) Es una práctica que la mayoría de practicantes pueden realizar ya que las posturas son en suelo con variantes y adaptaciones para cada caso.

3º) La práctica de Yin Yoga ofrece tiempo, quietud, calma y meditación, muy solicitado en una sociedad marcada por el estrés y la ansiedad.

4º) La creciente popularidad de estilos Yang, donde se fomenta el movimiento y la fuerza (Ashtanga, Rocket, Power, etc.) ha generado una polaridad en nuestra práctica de Hatha Yoga. Al fin y al cabo, “Hatha” significa “Sol” y “Luna” o lo que es lo mismo “Yang” y “Yin”. Cuando nos pasamos mucho tiempo practicando un estilo Yang, seguramente necesitemos realizar una práctica Yin para compensar y encontrar el equilibrio.

¿ES YIN YOGA UNA PRÁCTICA MODERNA?

El término Yin Yoga se vincula a varios profesores de Yoga y Kung fu contemporáneos. No obstante, el modo de practicar centrado en la quietud, la observación y adaptándonos a nuevos niveles y límites es una práctica tan antigua como el Yoga en sí mismo.

La historia del Yoga es extensa y compleja. Los primeros textos antiguos que hacían alusión a este término (Vedas, Yoga Sutras de Patanjali, etc.) no mencionaban posturas físicas sino que entendían Yoga como la unión de lo individual con la divinidad (Vedanta) o la calma en las fluctuaciones mentales (Patanjali). Posteriormente, la aparición de posturas (asanas) en los textos se ofrecen con la finalidad de mantener el cuerpo saludable y ágil para favorecer la meditación y que el cuerpo físico no suponga un obstáculo para la misma. En el Hatha Yoga Pradipika donde se describen algo más que una decena de asanas se comienza a observar algunas posturas de naturaleza Yang (Kukutasana) y otras de naturaleza Yin (Gomukhasana). A lo largo de los siglos, aparecen otros textos donde se describen cada vez más asanas (Gheranda Samhita, Shiva Samhita). En el siglo XX, el conocido como padre del Yoga moderno, Krishnamacharya reconoce saber al menos 3000 posturas de Yoga y de sus discípulos derivan gran parte de los estilos de Yoga modernos principalmente con tendencia Yang (dinamismo, fuerza y calor).

Es decir, con el paso del tiempo, el significado de Yoga, entendido como “unión” y como “calma” (Yin-Yang) parece haberse ido sustituyendo por vigor y fuerza (Yang). Lo cual no tiene porque ser ni bueno ni malo, lo importante aquí es la búsqueda del equilibrio. Cada estilo aporta sus ventajas y beneficios. La sabiduría surge al darnos cuenta de lo que necesitamos en un momento dado de nuestras vidas. Y aquí resurge y florece de nuevo la antigua práctica estática basada en la quietud para cubrir las necesidades de aquéllos yoguis y yoguinis que sienten que se han polarizado hacia el Yang ya sea por su estilo de vida o por su práctica de Yoga.

LA INFLUENCIA DE LOS MONOS

Existen varios conocidos profesores que han popularizado la práctica de Yin Yoga como son Paulie Zink, Paul Grilley y Sarah Powers.

Paulie Zink fue un prácticante de Kung Fu con un extraordinario desarrollo de la flexibilidad. Después de practicar varias artes marciales, fue discípulo y sucesor de un estilo de conocido como Tai Shing Men desarrollado en el S. XIX por un prisionero de cárcel basado en los movimientos de los monos que él veía desde la celda. Con el tiempo Paulie diseñó su propio estilo el cual enseñaba en su garaje y al que llamaba Yoga Taoísta con una práctica más activa (Yang), una más estática (Yin) y con movimientos de los 5 Elementos. Yoga Taoísta era un término que ya se había usado en los años 70 y 80 por algunos profesores de Chi Kung (como Lu K’uan Yu’s o Mantak Chia) para popularizar su práctica.

ANATOMÍA FÍSICA Y ENERGÉTICA

Uno de los alumnos de Paulie Zink que popularizó realmente el Yoga Taoísta fue un profesor de Yoga llamado Paul Grilley que quedó impactado por la asombrosa flexibilidad de Paullie. Paul Grilley era un profesor de Ashtanga y Bikram y poseía altos conocimientos de anatomía. Tras conocer a Paullie comenzó a usar una práctica más Yin donde mantenía las posturas largo tiempo empezando a observar sus beneficios. En 1990 Paul conoció al Dr. Motoyama, famoso investigador y escritor con altos conocimientos de Yoga y Medicina Tradicional China. Paul aprendió de él anatomía energética (meridianos chinos, chakras) que combinado con sus conocimientos de anatomía estructural y del Yoga Taoísta transmitido por Paullie formaron unos potentes cimientos para la práctica de Yin Yoga.

MEDITACIÓN BUDISTA

Sarah Powers era una psicóloga con una fuerte motivación por indagar en la mente humana lo que le hizo acercarse al Yoga. Un día, Sarah, practicante de Ashtanga asistió a una clase de Yin Yoga impartida por Paul. En este momento Paul no da explicaciones acerca de los múltiples beneficios de la práctica ni de su influencia en nuestra anatomía física y energética por lo que dicha clase quedó como una anécdota más en la vida de Sarah. Años después, Sarah decidió tomar un retiro de meditación Vipassana de 10 días. Durante estos días, esta yoguini descubrió que a pesar de practicar durante años Ashtanga Yoga, mantenerse varias horas sentada en postura de meditación le resultaba muy difícil. Posteriormente, volvió a cruzarse en su vida Paul, el cual le explicó los beneficios y la importancia de una práctica Yin combinada con Yang para mantener saludables los tejidos y las articulaciones y favorecer la meditación. Sarah se dedicó en cuerpo y alma al aprendizaje y luego a la transmisión del conocimiento. Comenzó a impartir clases e intensivos tanto de un estilo Yang como Yin. Además de los conocimientos de anatomía de Paul, Sarah aporta su visión sobre psicología espiritual y sus conocimientos de atención plena o mindfulness.

MEDICINA TRADICIONAL CHINA (TCM YOGA). APORTACIÓN PERSONAL

Para finalizar este artículo me gustaría aportar mi humilde visión y experiencia. Tras varios años dedicada a la práctica y dirección de clases de Yoga así como al aprendizaje y aplicación de varias herramientas terapéuticas decidí integrar los conceptos de la Medicina Tradicional China en un práctica de Yoga conocida como TCM Yoga. Las aportaciones de Paul Grilley y Sarah Powers fueron una pieza clave para sentar las bases del componente Yin. El gran trabajo de personas como Myer detallando el recorrido de las vías miofasciales ha sido de especial utilidad para la creación de Yoga Miofascial® (clases para las vías, liberación miofascial con pelotas, etc.) y su gran similitud con los meridianos chinos destacó aún más la importancia de la fascia y su influencia en TCM Yoga. Mis estudios en Medicina Tradicional China fueron esenciales para desarrollar una práctica que tuviera en cuenta los conceptos de Yin y Yang, Xue y Jinye, los 5 Elementos Chinos (tanto en deficiencia como en exceso), los Órganos o ZangFu, los Meridianos y los Puntos de acupuntura.

TCM Yoga se desarrolló como parte de una idea aún mayor. La gestación de un método de Yoga terapéutico Holístico donde no tratamos la patología como “etiqueta” sino la persona que la tiene con sus circunstancias físicas, emocionales, mentales y espirituales. Holistic Yoga Therapy®, nace en el año 2014 con la finalidad de integrar el conocimiento de las Vías Miofasciales de Myer, el Ayurveda, el Masaje Thai y la Medicina China. El resultado actualmente es una formación completa de 250 hrs constituida por las formaciones en Yoga Miofascial®, AyurYoga®, TCM Yoga® y cursos finales de especialización de Yogaterapia Holística.

Si te interesa conocer más sobre cómo la Salud Holística y el Yoga pueden ir de la mano visita nuestras redes sociales y webs:

www.holisticyogatherapy.org / Facebook "Holistic Yoga Therapy - HYT"

www.yogamiofascial.com / Facebook "Yoga Miofascial"

www.ayuryoga.es / Facebook "AyurYoga"

Facebook "TCM Yoga. Medicina Tradicional China aplicada al Yoga"

Texto modificado del libro de Bernie Clark “The Complete Guide to Yin Yoga” y de otros autores para la formación en “Yin Yoga, Medicina China y Fascias” 45 hrs.

Dra. Helena Chacón Muñoz

EL EQUILIBRIO DE LOS ELEMENTOS


La vida está en continua búsqueda del equilibrio autoregulándose a sí misma. Cuando hacemos Yoga buscamos igualmente una práctica que nos equilibre. Sin embargo, cada ser humano es único ya que nacemos con unas proporciones específicas de los 5 Elementos. Por lo que, la práctica que te sirve a ti no tiene porqué servirme a mí.
En base a la predominancia que tengamos de dichos elementos perteneceremos a una de las categorías en las que el Ayurveda clasifica a las personas y a toda la Naturaleza en sí misma. Una de estas categorías o Doshas es Kapha. Kapha está compuesto predominantemente por Tierra + Agua. Representa la estabilidad, el apego, la quietud, la pesadez, el amor, el afecto,...Cuando está en desequilibrio, como suele suceder en Invierno, nuestro cuerpo está más pesado y nuestra mente más letárgica. Aprender a realizar una práctica de Yoga que compense estos desequilibrios elementales es fundamental para recuperar y mantener la salud. Dicha práctica para Kapha deberá incorporar un estilo de Yoga, Asanas, Pranayamas, Mantras, Relajaciones, Meditaciones, etc. que fomenten los elementos que tiene en minoría como son Aire, Éter y Fuego. ¿Te atreves a probar una clase? ¿Quieres formarte como Instructor de Yoga Ayurvédico?

*** AyurYoga® se basa en un abordaje profundo acerca de la aplicación del Ayurveda en la práctica de Yoga. Se aprende a dirigir clases para los DOSHAS, para los SUB-PRANAS, para los CHAKRAS y para los MARMAS. Se aprende sobre Ayurveda, su enfoque, diagnóstico, tratamientos, alimentación, etc. y como aplicar las diversas herramientas clásicas de Yoga (asanas, pranayamas, kriyas, relajación, meditación, mantras, deidades) para un enfoque de Yoga Ayurvédico Holístico.

MÁS INFO EN: https://goo.gl/ajMKjV

www.ayuryoga.es

MARMAS Y YOGA


Con la práctica de Yoga actuamos en diversas partes de nuestro cuerpo ya sea mediante posturas, kriyas, respiraciones, atención plena, etc. Las grandes regiones del cuerpo que tienen correspondencia con nuestro sistema endocrino son los Chakras. Pero existen regiones más pequeñas, sensibles y de influencia en nuestra salud psico-física que en la tradición del Ayurveda se les llama marmas. Uno o varios marmas coinciden con puntos de acupuntura chinos.
En la figura mostramos marmas de la zona alta de la espalda y cabeza. Son zonas especialmente sensibles que se encuentran en los recorridos fasciales de las líneas posterior superficial LPS y líneas posteriores de los brazos LPPB y LPSB. Estas líneas guardan similitud con los nadis Sushumna (s. nervioso), Ida-Pingala (lateralidad y armonía. olfato), Shankhini-Payasvini (audición) y Hastijihva-Yashasvini (movimiento corporal).
Por lo tanto, dependiendo de las asanas que realicemos y su modo de ejecución influiremos en marmas concretos y en los nadis a los que ellos nutren.
En AyurYoga® consideramos 2 modos de trabajo en los marmas:
* Tonificándolos: Buscamos llevar sangre a ellos, tonificando la musculatura y fortaleciendo la zona como se realiza en Salamba Sirsana 1. Observa que en esta postura presionamos directamente en los marmas de la parte alta de la cabeza como son Adhipati y Simanta puntos que actúan en nuestro sistema nervioso y endocrino. Además, Amsa y Amsaphalaka actúan en el s. respiratorio. La activación de estos marmas favorece el ascenso de Udana Vayu aportando calor y tonificación general al organismo muy indicado cuando Kapha y en algunas ocasiones Vata está elevado (tensión baja, frialdad, etc).
* Liberándolos: Buscamos dispersar y relajar los marmas permitiendo que la zona se hidrate, mejore la calidad de la fascia y se favorezca la flexibilidad como hace Balasa. Al contrario que el caso anterior, los marmas de la zona alta de la espalda y el cuello se estiran ligeramente induciendo la sensación de calma y relajación en el sistema nervioso adecuado para Pitta y Vata. Es una postura ideal para relajar el sistema nervioso por su actuación en Adhipati, Simanta y Sthapani, para favorecer la introspección, disminuir la respiración agitada y bajar la tensión ya que estiramos los tejidos donde se ubican Brihati, Amsa, Amsaphalaka y Krikatika permitiéndoles que liberen el exceso de energía.
Como puedes comprobar, conocer sobre marmas aumenta la comprensión de la postura así como su función terapéutica. Cuando este conocimiento se une a la conciencia y la atención plena en el marma mientras meditas en la postura las posibilidades de mejora y cambios físicos y mentales incrementan. Compruébalo en nuestras clases de Marmas y Yoga o aprende a dirirgirlas con nuestra formación en AyurYoga®.
Próximamente formación online renovada :-)
www.ayuryoga.es
www.holisticyogatherapy.org

YOGA ESTACIONAL. INVIERNO

Durante el invierno estamos regidos por el elemento AGUA. Dicho elemento en equilibrio favorece nuestra Calma, Paz interior e introspección pero en desequilibrio puede fomentar la ansiedad (exceso) o el miedo (deficiencia). Favorece sus cualidades de Fuerza de Voluntad, Sabiduría, Contento, etc. eliminando las toxinas acumuladas durante los meses de Otoño e Invierno temprano.

RECEPTORES FASCIALES, YOGA Y AYURVEDA: ESPIRITUALIDAD EN NUESTRAS CÉLULAS

El Ayurveda, la ciencia médica tradicional de la India, describe tipologías de personas en base a constituciones de nacimiento o alteraciones de salud puntuales.  En Yoga Ayurvédico, cada una de estas tipologías debe practicar un estilo de yoga, así como unas posturas, pranayamas… para mantener o recuperar la salud. 

No es de extrañar que existan tantos y variados estilos de Yoga, desde los que fomentan la fuerza o la elasticidad a los que son dinámicos o estáticos. ¿Cómo entendemos estas variaciones desde el punto de vista de la fascia?

El término fascia designa un tipo de tejido conectivo que se extiende a través de nuestro cuerpo conectando partes alejadas en forma de red tridimensional. Cuando no está “sano” nos afecta a muchos niveles tanto físico como emocional-mental. Por ello, durante el último siglo se han desarrollado numerosas técnicas de liberación miofascial para favorecer su estado y permitir su hidratación y tensegridad. Se ha descubierto que la deformación de la fascia a corto plazo depende de que el sujeto esté atento al estímulo y de unas células amigas llamadas mecanorreceptores que nos informan de grados de presión y movimiento en los tejidos. Y aquí viene lo interesante. Algunos estilos de Yoga estimulan un tipo de mecanoreceptor y otros estilos de Yoga otros. En este artículo te ofrecemos una idea general acerca de este vínculo entre el tejido fascial, el Yoga y el Ayurveda.

RECEPTORES

Los mecanoreceptores en las fascias son cuatro:

  1. Órganos tendinosos de Golgi.  Reciben la contracción de un músculo y lo relajan para que no se vuelva espástico.
  2. Pacini. Reciben los cambios de movimiento y de presión favoreciendo la propiocepción (conexión con nuestro cuerpo) y la coordinación neuromuscular.
  3. Ruffini. Se estimulan ante presión continuada que se mantiene en el tiempo así como fuerzas tangenciales y movimiento lateral. Favorecen la relajación del sistema nervioso.
  4. Intersticiales. Forman hasta el 80% de los mecanorreceptores sensoriales, por lo que tienen una importante influencia en nuestro bienestar. Reaccionan ante deformaciones tanto rápidas como sostenidas. Generan sensación de dolor (nociocepción), activación del sistema nervioso simpático, despiertan conciencia corporal (propiocepción) así como estimulan el cambio de sangre y agua local.

¿QUÉ RECEPTORES ACTIVAS CON TU PRÁCTICA?

La mayoría de los practicantes de un estilo de Yoga lo hacen porque sienten que les va bien, que les divierte o simplemente porque está cerca de su casa. Pero ¿te has preguntado que cambios fisiológicos se producen cuando practicas? Algunos de estos cambios los registran las fascias gracias a los mecanorreceptores.

Por ejemplo, pongamos un estilo de Yoga que se centra en tonificar la musculatura porque es lo saludable para la persona en cuestión (quizás esté debilitada, es demasiado flexible, etc.). Iyengar Yoga, donde se fomenta el alineamiento y el mantenimiento de la postura, es un ejemplo. Durante la práctica se ponen en activo los órganos tendinosos de Golgi para evitar que los músculos se vuelvan espásticos y con ello conseguimos que se relajen y alarguen a la vez que se tonifiquen. Otro ejemplo muy conocido es el Power Yoga (que fomenta la tonificación con movimiento), la relajación guiada de tensar y soltar o algunos métodos de Yoga donde para estirar un músculo primero ha de soltarse. ¿Has doblado alguna vez las piernas en Paschimottanasana para fomentar el estiramiento en los isquiotibiales? Si es que no, pruébalo y verás…

Pero ¿qué pasa si a la persona le gustan estilos más dinámicos donde se realizan Vinyasas y varios Saludos al sol? Estilos como Ashtanga Vinyasa, Vinyasa Flow o Rocket fomentan las células Pacini favoreciendo la propiocepción y la coordinación y por tanto el sentido kinestésico. Obviamente, estos estilos no están tan centrados en el alineamiento porque su interés es establecer una conexión con el cuerpo y el movimiento como un “todo” tal y como lo hace la danza.

Pero si la persona está muy estresada y fatigada… ¿quizás necesite estilos de Yoga más estáticos y que estiren la fascia y actúen sobre los receptores Ruffini? Pues sí, claro, para ello tenemos las herramientas de Yin Yoga, Yoga restaurativo con soportes, Yoga Miofascial con pelotas o puede asistir a profesionales de técnicas de masaje fascial como Rolfing, Bowen u osteopatía.

Y por último… ¿esto es todo? ¿Así de simple? No… El cuerpo es muy complejo. Nuestros receptores intersticiales se ponen en marcha con cualquier estilo de Yoga que practiquemos. Ellos reaccionan ante cualquier cambio y su respuesta será tanto más eficaz cuando más conciencia y atención prestemos a su estímulo. Ayudan a que nuestro sistema nervioso encuentre su equilibrio entre dinamismo y quietud  y entre tonificación (sangre local) y elasticidad (aumento de la fluidez).

ARQUETIPOS HINDÚES

Si aún no te quedó clara la “personalidad” de cada receptor, seguro que relacionándolo con deidades hindúes comprendes mejor su función.

Los órganos tendinosos de Golgi se ponen en marcha cuando nos entrenamos y desarrollamos la fuerza muscular. Una de las representaciones de fortaleza y buen desarrollo físico es el dios Rama, 7ª encarnación de Vishnu y héroe del Ramayana.

Imagina los corpúsculos de Pacini, como una deidad muy activa, siempre en movimiento, por los aires y de carácter volátil e inteligente. ¿Te suena Hanuman? El dios Mono, hijo de Vayu, dios del Viento, es una deidad que representa el elemento Aire.

Ruffini desarrolla nuestro lado más tranquilo, pacífico y restaurador. Ganesha, nos aporta raíz, fortaleza y capacidad de superar obstáculos de un modo terrenal y tranquilo no feroz como otras deidades (p. ej. Kali).

Por último, los receptores intersticiales se activan con los cambios. Krishna, 8ª encarnación de Vishnu, viene a enseñarnos la diversión, el gozo, el éxtasis y el amor. Gracias a su flauta enamora a las gopis representación de cómo debemos librarnos de ataduras y apegos para aceptar y fluir con la vida tal y cual es (rasa lila). No es de extrañar que estos receptores sean responsables del dolor pero además fomentan la propiocepción. Esto quiere decir, que estando atentos y conscientes a cómo fluye nuestra vida y soltando lo que nos sobra podemos disminuir el dolor y sufrimiento.

DOSHAS AYURVÉDICOS

El Ayurveda dice que cada ser humano contiene la Esencia del Universo y lo representa. Lo que hay en el Macrocosmos lo hay en el Microcosmos. Entonces, lo que encontramos a nivel microscópico también será representación de los mismos principios universales. Es decir, si Ayurveda designa cinco elementos agrupados en tres tipologías o doshas, ¿los podemos encontrar representados en los receptores? Pues curiosa y simpáticamente parece ser que sí.

Los órganos tendinosos de Golgi se activan con la fuerza física, es decir, con la estimulación de sangre y calor. El dosha Pitta, constituido por Fuego y Agua, representa estas características aportando una fisiología de alguien con buena tonificación muscular.

Los corpúsculos de Pacini están más en activos en una persona Vata, formada por Aire y Éter), cuya constitución es delgada y tiene tendencia al movimiento.

Ruffini estarán en funcionamiento en una persona Kapha, tendente a tener un sistema nervioso simpático deprimido.

Entonces, ¿qué práctica hacemos para cada dosha?

En general, todas las personas se beneficiarán de estimular los receptores intersticiales gracias a una práctica moderada de Yoga. No obstante, si tenemos un dosha en desequilibrio podemos fomentar los receptores que menos activos están del siguiente modo:

-Vata: Necesita quietud (Ruffini) y fuerza muscular (Golgi) - Iyengar y Yin Yoga

-Pitta: Necesita quietud (Ruffini) y movimiento liberador (Pacini) - Vinyasa Flow y Yin Yoga

-Kapha: Necesita movimiento (Pacini) y fuerza muscular (Golgi) - Power y Vinyasa Flow

Este artículo está basado en el material escrito de la formación completa en “Holistic Yoga Therapy®” (www.holisticyogatherapy.org) y las dos primeras formaciones que la forman: “Yoga Miofascial®” (www.yogamiofascial.com) y “AyurYoga®” (www.ayuryoga.es)

La imagen de la deidad Rama ha sido obtenida de: www.mysticconvergence.com

La imagen de la deidad Krishna ha sido obtenida de: www.amazon.com